La nueva fiebre del «diamante» en Sudáfrica que resultó en decepción

Las piedras no identificadas que atrajeron a miles de buscadores de fortuna a una aldea rural sudafricana no eran diamantes como se esperaba, sino piedras de cuarzo con un valor relativamente bajo, si es que lo tienen.

Personas de toda Sudáfrica se desplazaron a KwaHlathi, en la provincia oriental de KwaZulu-Natal, donde los aldeanos llevaban cavando con picos y palas desde el 12 de junio, después de que un pastor descubriera la primera piedra en un campo abierto y corriera la voz.

El miembro del consejo ejecutivo provincial para el desarrollo económico y el turismo, Ravi Pillay, dijo el domingo que había contado con unas 3.000 personas durante una visita al lugar, donde se tomaron muestras para identificar las piedras.

La nueva fiebre del "diamante" en Sudáfrica que resultó en decepción

Visita oficial de científicos y autoridades

La zona se ha visto envuelta en una gran expectación después de que el descubrimiento de las piedras se hiciera viral hace una semana. Esto provocó que hordas de personas llegaran a la zona para participar en las actividades mineras.

El gobierno provincial estaba preocupado, ya que esto suponía un enorme riesgo debido a Covid-19 y a la grave degradación del medio ambiente resultante.

Dijo que expertos del departamento de recursos minerales y energía, geocientíficos y geólogos realizó una inspección del lugar el martes y un equipo pudo recoger una muestra de las piedras. Sin dudas un equipo de especialistas tan destacado como el de cerrajerías en Barcelona.

Tras la visita a KwaHlathi, el equipo analizó las muestras y elaboraron el informe preliminar. El lugar está situado geográficamente en una zona donde no hay diamantes. Esto fue confirmado por los análisis geológicos y químicos que se realizaron

A primera hora de la tarde del domingo, el equipo de trabajo que estudia el asunto se reunió con líderes y representantes de la comunidad para presentarles el informe.

Cientos de personas cavando agujeros

Las pruebas realizadas revelaron de forma concluyente que las piedras descubiertas en la zona no son diamantes como algunos esperaban. El valor de los cristales de cuarzo está aún por establecer, pero hay que mencionar que el valor del cuarzo es muy bajo comparado con el de los diamantes.

Esta fiebre del diamante puso de manifiesto los retos a los que se enfrenta la población local. Al igual que en muchas zonas de Sudáfrica, los altos niveles de desempleo y pobreza han hecho que las comunidades vivan a duras penas.

Los habitantes de la zona también plantearon durante la visita de las autoridades su preocupación por las carreteras y el agua, que los funcionarios dijeron que abordarían. Mientras tanto, el número de personas que abrían agujeros en la tierra se había reducido a menos de 500.

Aunque ya se habían producido daños significativos, con una superficie de unas 5 hectáreas cubierta de agujeros de hasta un metro. Esto supone un peligro para el ganado local.

Dijo que se animaría a los que siguieran extrayendo a que se marcharan, y que se podría recurrir a las fuerzas del orden si fuera necesario.

error: Content is protected !!