Niños: Vivir en pandemia

A medida que, en la mayor parte del mundo, más niños regresan a la escuela para recibir clases presenciales después de un año de aprendizaje virtual, se notan las lecciones aprendidas de un año de vida bajo la amenaza de un virus único en un siglo.

Nuestros niños han aprendido mucho durante la pandemia. Y sus vidas han cambiado notablemente, tanto o más que la de los adultos. 

Muchos se han acercado a sus hermanos y otros pelearon más con ellos, a algunos les ha encantado pasar más tiempo con sus padres en casa y otros se han cansado de tener solo a sus familias con quienes hablar, al igual que ha sucedido con los adultos.

Muchos niños se han enfrentado con realidades en sus hogares que quizás no habían notado antes, quizás la enfermedad de algún familiar cercano, inclusive la de alguno de sus padres.

Muchos han temido perder a sus padres, o los han perdido.  También han visto su comunidad cambiar y practicar el distanciamiento social.  Y también han podido darse cuenta la importancia de cuidarse y mantenerse a salvo, aun cuando muchos adultos no respecten su derecho a la vida, y salgan a las calles sin tomar las debidas precauciones recomendadas por la OMS.

La visión de los padres

Muchos padres, se han dado cuenta de lo difícil que ha sido este año.  Los niños han tenido que lugar con sus deseos de salir y compartir con sus amigos, pero también han aprendido muchas cosas nuevas y han crecido.

Los niños son abrumadoramente resistentes. Y es asombroso ver las cosas desde sus perspectivas.

Algunos padres han tenido que ser realmente cuidadosos con sus hijos, ya que quizás tengan algún problema previo a la pandemia, como por ejemplo el asma, que hace que haya que ser extremadamente cauteloso y estricto por el Covid-19.

Muchos padres han notado que sus hijos han logrado hacer vínculos nuevos con personas o miembros de la familia que antes no tenían.

Para muchos padres ha sido una situación bastante difícil el mantener a los niños en casa, el planificar actividades para mantenerlos ocupados, o el supervisar que hagan sus deberes, no ha sido fácil para muchos, sobre todo aquellos acostumbrados a pasar tiempo en sus trabajos y ocupaciones.

Pero los padres han tenido que adaptarse a esta situación y aprender junto a sus hijos cosas nuevas, una nueva forma de vida, y siempre teniendo en cuenta, lo importante de resguardarse, y cuidarse y anteponer ante todo la seguridad, como también consideran los cerrajeros que es importante la seguridad de tu hogar y de los tuyos.

Algunas experiencias de los niños

Para muchos niños y jóvenes, sobre todo, los que están acostumbrados a tener una vida muy activa.  Es decir, que además de su colegio, también tenían actividades extracurriculares, como futbol, gimnasia, ballet, clases de música o pintura.

Muchos de estos chicos sufrieron un fuerte shock al no tener nada o casi nada que hacer durante su tiempo, otros han sido inteligentes y han aprendido nuevas cosas, como cocinar, tejer, algún idioma, o hasta un oficio.

El tener que adaptarse a las clases virtuales ha sido uno de los puntos más difíciles, muchos, consideran estas clases aburridas, al no tener contacto con los compañeros y el depender tanto de la tecnología.

Pero una vez más, los niños han demostrado que son el futuro de la humanidad.

error: Content is protected !!