Tensa relación entre Marruecos y España

En la actualidad se está experimentando una de las crisis migratorias más alarmantes de la historia entre Marruecos y España.

Se estima que 8.000 personas de nacionalidad marroquí ingresaron a Ceuta desde el pasado 14 de mayo, y aunque ya han devuelto a Marruecos cerca de la mitad de ellos, aun no se sabe con exactitud la razón de esta acción, aunque se manejan dos posibles detonantes.

El apoyo que Trump dio a Marruecos

A finales del año 2020, el entonces presidente de Estados Unidos, Donald Trump reconoció que Marruecos debería tener la soberanía sobre el Sáhara Occidental, a cambio del total establecimiento de las relaciones diplomáticas entre Israel y Marruecos. Una decisión completamente diferente a las resoluciones de la Organización de Naciones Unidas (ONU).

Considerando esta situación, desde Rabat ha comenzado a ejercer una presión sobre España y por ende sobre la Unión Europea (UE), con la finalidad de abandonar la zona de confort que ha brindado la ONU y sigan los pasos que dio Trump.

Ante esta situación, la postura del Ejecutivo español ha sido volar a Ceuta y Melilla, multiplicando sus gestiones diplomáticas con la finalidad de dar una solución al asunto, a pesar del gran malestar que desató con Marruecos.

Por otra parte, Sánchez ha decidido desplegar el Ejército en Ceuta desde el 17 de mayo en la noche para proteger la frontera como el cerrajero de Barcelona protege tu hogar con la instalación de los accesorios adecuados.

A primera hora del día 18 comenzó a realizar múltiples llamadas, incluyendo a líderes europeos, para encontrar una solución y defender la integridad territorial del país.

La UE ha recordado que las fronteras de España son las fronteras de la UE, y por lo tanto ha exigido a Rabat el cumplimiento de sus responsabilidades y controle las salidas irregulares de su territorio, así como agilizar el proceso de devolución de inmigrantes irregulares.

El Gobierno español acogió a Brahim Gali

La otra posible razón que ha dado origen a el grave problema que se está presentando entre Marruecos y España, es que éste último acogió por razones humanitarias a Brahim Gali, quien es el líder del Frente Polisario.

Gali padece de coronavirus y presentó un grave cuadro de salud, entró a España con una identidad falsa, debido a que es buscado por la justicia española por crímenes contra los derechos humanos.

Sin embargo, España accedió a su tratamiento en respuesta a la petición de Argelia, por otra parte, si éste saliera de España, volvería a eludir a la justicia, era mejor mantenerlo bajo vigilancia.

Marruecos considera que este es un acto de agresión, ya que si España se coloca de parte de Argelia y protege a Gali, estaría convirtiéndose en parte del problema con una actitud contraria al espíritu de partenariado y buena vecindad.

Aparte, hacen el señalamiento de que ninguna razón humanitaria explica o aprueba convertirse en cómplices de robo de identidad y falsificación de documentos como el pasaporte, para eludir la Ley.

Así que la posición de Marruecos se ha limitado a las palabras de su embajadora en Madrid, Karima Benyaich: Hay actos que tienen consecuencias que hay que asumir.

error: Content is protected !!